Un destino muy fuerte

Fue un histórico campeón mexicano, estuvo a la sombra de Julio César Chávez y tuvo una trágica muerte

Esta era la leyenda que nunca se logró consagrar dentro del boxeo
Box
miércoles, 16 de agosto de 2023 · 18:31

Existen historias dentro del mundo del pugilismo que no debieron ser olvidadas, pero con el paso del tiempo, la gente dejó de hablar de ellas. Son muchos los boxeadores, de distintas nacionalidades, que a lo largo de su trayectoria supieron como competir a los más grandes, por ello, hoy repasamos la hazaña de un histórico peleador mexicano, que además de haber sido campeón mundial, marcó un antes y después en el boxeo. Sin embargo, en su época más brillante, se mantuvo a la sombra de Julio Cesar Chávez y es más recordado por su trágica muerte.

Gilberto Román fue un pugilista muy querido por la afición mexicana de antaño, considerado como el mejor exponente de las 115 libras, fue uno de los mejores boxeadores que han participado en las categorías de peso ligero en este deporte, aunque siempre estuvo a la sombra de Julio César Chávez. El púgil se consagró como un histórico campeón mexicano, hasta que la propia vida le puso un freno y murió en un trágico accidente.

¿Quién fue Gilberto Román? Legendario boxeador que vivió a la sombra de Julio Cesar Chávez

Nacido en Mexicali, Baja California, el apodado “Cachanilla” comenzó su aventura dentro del mundo del boxeo amateur, cuando era un jovencito de apenas 13 años de edad. Gracias al enorme éxito juvenil que tuvo, se logró convertir en uno de los integrantes de la delegación mexicana, que asistieron a los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, aunque no contó con la buena suerte de poder subirse al podio.

Fue así que después de probar suerte como amateur en las olimpiadas, prefirió poner en marcha su carrera como profesional, poniéndose a las órdenes del legendario Nacho Beristain, como su entrenador. Finalmente, gracias a las buenas enseñanzas de Don Nacho, el "Cachanilla" debutó de manera formal en contra de Gilberto Morales, llevándose la victoria por la vía del cloroformo. Gilberto Román tuvo la mala suerte de conseguir su prime, en la misma época que Julio César Chávez, ya que cuando logró coronarse como campeón mundial en Japón en marzo de 1986, "El César del Boxeo" ya llevaba cerca de dos años con un título mundial, quedando siempre a su sombra.

Fue así que luego de 54 peleas ganadas, 6 derrotas y un empate, el 27 de junio de 1990, el “Cachanilla murió en un trágico accidente de auto en la carretera Chilpancingo-Guerrero junto con otros 5 pasajeros. El legado que forjó durante su carrera, pasará a la historia del boxeo mexicano.

Comentarios