Fue el ídolo más grande de México

Fue más temido que Julio César Chávez, noqueó a todos sus rivales, pero acabó hundido en las drogas

El flamante pugilista mexicano alcanzó la fama rápidamente a nivel mundial.
Box
sábado, 27 de mayo de 2023 · 14:06

Para muchos, Julio César Chávez es considerado como el boxeador mexicano más grande de todos los tiempos, sin embargo, antes de que el púgil sonorense empezara a brillar en el boxeo, existió otro peleador que llevó el estandarte a otro nivel e incluso fue muy temido, pues logró noquear a casi todos sus rivales. Sin embargo, las drogas hundieron su carrera rápidamente.

Dicho excampeón se trata de Carlos “Cañas” Zárate. El nacido y forjado en Tepito desde temprana edad demostró un gran talento sobre los encordados. Su talento lo llevó a ser considerado el mejor libra por libra del mundo, esto por encima de grandes leyendas como Roberto “Manos de Piedra” Durán, Muhammad Ali y Rubén “Púas” Olivares.

Cuando se encontraba en la cima, el máximo referente mexicano tuvo un duro descalabro en su carrera, pues perdió su preciado título del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) de los pesos gallo con Lupe Pintor, algo que le provocó una dura depresión a principios de los años ochenta, lo que lo orilló a caer en las drogas.

Así fue como Carlos Zárate acabó hundido en las adicciones luego de perder su título mundial

Carlos Zárate (66-4, 63 KO's) probó la mieles del éxito en su mejor momento. El boxeador mexicano se codeaba con luminarias de la talla de Mario Moreno ‘Cantinflas’, María Félix, José José y hasta el propio Vicente Fernández, quien estuvo cerca de vender una de sus millonarias mansiones.

Sin embargo, todo esto cambió el 3 de junio de 1979 cuando fue derrotado por su compatriota Lupe Pintor. Fue tanto el dolor que sintió por la derrota que cayó en una dura presión que rápidamente lo hizo orillarse al camino de las drogas.

Fue así como lejos del boxeo optó por acabarse su fortuna valorada en 1 millón de dólares, todo esto a consecuencia de las malas decisiones que tomó. Aunque quiso retomar su carrera después de haberlo perdido todo, ya nada fue igual, pero sí logró juntar algo de dinero que lo hizo salir adelante.

No obstante, debido a que las drogas nunca lo dejaron de acompañar, volvió a recaer y terminó por acabarse todo lo que había vuelto a recaudar. Hundido en el abismo, el Cañas Zárate entró a una clínica de rehabilitación en Pachucha que lo ayudó a superar esta dura etapa en su vida.

J.P

Comentarios